Las puertas integradas en la pared son una fácil solución para problemas de espacio, así podemos aprovechar al máximo nuestras estancias mas pequeñas ofreciéndonos una mayor capacidad de paso , además de ser una puerta decorativa sencilla y elegante, dándonos un toque de poseer algo innovador.

La instalación de las puertas se hace por dentro de las paredes, lo que requiere un armazón interior con guías por el que circula la puerta, este tipo de puerta necesita de un tiempo de instalación mayor ya que requiere de obra para integrarla dentro de la pared.

Si alguien se pregunta si pondría esta puerta en lugar de una corriente, mi respuesta es sí, obtienes mucho más espacio, son más cómodas de abrir y cerrar y quedan muy bien  si se tiene la oportunidad de colocar una, lo mejor es no pensárselo y hacerlo.